Find a Physician
select

Related Links

Library Multimedia Healthy Living Health Centers Your Family En Español Interactive Tools

Get Adobe Flash player

A-A+ Home | Print | Email | Add This | Adjust text size

Back to adult spanish conditions

Quemaduras

¿Qué son las quemaduras?

Las quemaduras son un tipo de lesión traumática causada por energía térmica, eléctrica, química o electromagnética. La causa principal de lesiones por quemadura entre los adultos es el fuego, mientras que en el caso de los niños, la causa principal es la escaldadura. Los bebés y los ancianos son quienes tienen un riesgo mayor de lesiones por quemaduras.

¿Cuáles son los distintos tipos de quemaduras?

Las lesiones por quemadura generalmente son el resultado de una transferencia de energía al cuerpo. Existen muchos tipos de quemaduras causadas por el contacto con el calor, las radiaciones, productos químicos o la electricidad.

  • Quemaduras por calor  -  Las quemaduras debidas a fuentes externas de calor que pueden aumentar la temperatura de la piel y hacer que las células de los tejidos mueran o queden carbonizadas. Los metales calientes, los líquidos hirviendo, el vapor y las llamas, cuando entran en contacto con la piel, pueden causar quemaduras por calor.

  • Quemaduras por radiación  -  las quemaduras debidas a una exposición prolongada a los rayos ultravioleta del sol o a otros tipos de radiación como los rayos X.

  • Quemaduras químicas  -  quemaduras causadas por sustancias fuertes ácidas o alcalinas, detergentes o disolventes que entran en contacto con la piel y, o con los ojos.

  • Quemaduras eléctricas  -  quemaduras causadas por la corriente eléctrica, tanto alterna (CA) como continua (CC).

La piel y sus funciones:

La piel es el mayor órgano del cuerpo y tiene muchas funciones importantes. Está compuesta por varias capas, y cada capa lleva a cabo funciones específicas.

Epidermis

La epidermis es la delgada capa externa de la piel y consta de tres partes:

  • Estrato córneo (capa callosa)
    Esta capa está formada por queratocitos totalmente maduros que contienen proteínas fibrosas (queratina). La capa más externa se descama continuamente. El estrato córneo evita la entrada de la mayoría de sustancias extrañas y también la pérdida de líquidos del cuerpo.

  • Queratinocitos (células escamosas)
    Esta capa, que está justo por debajo del estrato córneo, contiene queratinocitos vivos (células escamosas) que maduran y forman el estrato córneo.

  • Capa basal
    La capa basal es la capa más profunda de la epidermis y contiene células basales. Las células basales se dividen continuamente, formando nuevos queratinocitos que sustituyen a los antiguos, los cuales se descaman de la superficie de la piel.

La epidermis también contiene melanocitos, que son las células que fabrican la melanina (pigmento de la piel).

Dermis

La dermis es la capa media de la piel. La dermis consta de lo siguiente:

  • Vasos sanguíneos.

  • Vasos linfáticos.

  • Folículos pilosos.

  • Glándulas sudoríparas.

  • Haces de colágeno.

  • Fibroblastos.

  • Nervios.

La dermis se mantiene junta gracias a una proteína llamada colágeno, formada por fibroblastos. Esta capa también contiene los receptores del dolor y del tacto.

Hipodermis

La hipodermis es la capa más profunda de la piel. La hipodermis, formada por una red de colágeno y células grasas, ayuda a conservar el calor del cuerpo y lo protege de las lesiones actuando como un "amortiguador de los golpes".

La piel es el mayor órgano del cuerpo, y lo cubre totalmente. Además de servir como escudo protector contra el calor, la luz, las heridas y las infecciones, la piel también:

  • Regula la temperatura del cuerpo.

  • Acumula agua y grasa.

  • Es un órgano sensorial.

  • Evita la pérdida de agua.

  • Evita la entrada de bacterias.

¿Cómo se clasifican las quemaduras?

Las quemaduras se clasifican en quemaduras de primer, segundo o tercer grado dependiendo de su gravedad y de hasta qué nivel penetran en la superficie de la piel.

  • Quemaduras de primer grado (quemaduras superficiales)
    Las quemaduras de primer grado afectan sólo a la epidermis o capa externa de la piel. El lugar de la quemadura está enrojecido, seco y dolorido y sin ampollas. Un ejemplo sería una quemadura solar leve. Los daños en los tejidos a largo plazo son poco frecuentes, y generalmente consisten en una intensificación o disminución del color de la piel.

  • Quemaduras de segundo grado (quemaduras parciales)
    Las quemaduras de segundo grado afectan a la epidermis y a parte de la dermis. El lugar de la quemadura está enrojecido y con ampollas y puede estar hinchado y doler.

  • Quemaduras de tercer grado (quemaduras totales)
    Las quemaduras de tercer grado destruyen la epidermis y la dermis. Las quemaduras de tercer grado pueden dañar también los huesos, los músculos y los tendones. Cuando la quemadura también afecta los huesos, músculos o tendones, se puede hablar de una quemadura de cuarto grado. El lugar de la quemadura tiene un color blanco o carbonizado. No existe sensibilidad en la zona ya que las terminaciones nerviosas se destruyen.

Las quemaduras más graves y extensas requieren tratamiento especializado.  Como la edad de la víctima y el porcentaje de la superficie corporal afectada son los dos factores más importantes que afectan el pronóstico de una quemadura, la American  Burn  Association (Sociedad Norteamericana de Quemaduras)  recomienda que los pacientes que cumplan con los siguientes criterios se deben tratar en un centro especializado en quemaduras:

  • menor de 10 o mayor de 50 años de edad con quemaduras de espesor parcial o total en más del 10 por ciento o más del área de la superficie corporal total (TBSA, por sus siglas en inglés)

  • entre 10 y  50 años de edad con quemaduras de espesor parcial o total en más del 20 por ciento o más del TBSA

  • cualquier edad con quemaduras de espesor total que cubran el 5 por ciento o más del TBSA 

  • quemaduras de rostro, manos, pies, o perineo (ingle o zona genital), o quemaduras que se extiendan alrededor de una porción completa del cuerpo

  • quemaduras acompañadas de lesiones por inhalación que afectan a las vías respiratorias superiores y/o a los pulmones

  • los pacientes quemados que padecen afecciones crónicas, como diabetes,  hipertensión arterial,  afecciones cardiacas,  enfermedades renales, o esclerosis múltiple

  • pacientes pediátricos o geriátricos que se sospecha han sido abusados

  • quemaduras con productos químicos

  • heridas a causa de electricidad

  • quemaduras por líquidos muy calientes

  • quemaduras con grasa

  • quemaduras con brea

  • quemaduras por radiación

Los efectos de las quemaduras:

Una quemadura grave puede ser tremendamente devastadora, y no sólo físicamente sino también en el plano emocional. Puede afectar no sólo a la persona que la sufre sino a toda la familia. Las personas con quemaduras graves pueden perder ciertas capacidades físicas, quedar desfiguradas, perder una extremidad o movilidad, quedar llenas de cicatrices o sufrir infecciones. Además, las quemaduras graves pueden penetrar en las capas profundas de la piel, causando daños en los músculos o en los tejidos que pueden afectar a todos los sistemas del cuerpo.

Las quemaduras también pueden causar problemas emocionales como depresión, pesadillas o recuerdos del acontecimiento traumatizante. La pérdida de un amigo o de un miembro de la familia y de las pertenencias en un incendio pueden añadir más dolor a la tensión emocional causada por la quemadura.

El equipo de rehabilitación para las quemaduras:

Dado que con una quemadura grave pueden verse afectadas tantas funciones y sistemas del cuerpo, la necesidad de rehabilitación es muchas veces más que imprescindible.

Muchos hospitales tienen una unidad de quemados especializada y algunos centros se destinan exclusivamente para la rehabilitación de los pacientes con quemaduras. Los quemados necesitan los servicios altamente especializados de especialistas médicos, que trabajan en un equipo multidisciplinario en el que se incluyen todos o algunos de los siguientes profesionales:

  • Fisiatras.

  • Cirujanos plásticos.

  • Internistas.

  • Cirujanos ortopédicos.

  • Especialistas en enfermedades infecciosas.

  • Enfermeras de rehabilitación especializadas en quemados.

  • Psicólogos o psiquiatras.

  • Fisioterapeutas.

  • Terapeutas ocupacionales.

  • Terapeutas respiratorios.

  • Dietistas.

  • Trabajadores sociales.

  • Coordinadores de la atención médica.

  • Terapeutas recreativos.

  • Consejeros vocacionales.

El programa de rehabilitación de quemados:

La rehabilitación de un paciente quemado comienza durante la fase aguda del tratamiento y puede durar días, meses o años, dependiendo de la extensión de la quemadura. La rehabilitación se diseña para atender las necesidades específicas de cada paciente; por ello, cada programa es diferente. El objetivo de la rehabilitación de quemados consiste en ayudar al paciente a recuperar el máximo nivel posible de funcionalidad e independencia y a mejorar su calidad de vida general tanto en el aspecto físico como en los aspectos psicológico y social.

Para poder conseguir dichos objetivos los programas de rehabilitación de quemados pueden incluir lo siguiente:

  • Cuidado meticuloso de la herida.

  • Control del dolor.

  • Fisioterapia para ayudar con la postura, con la colocación de férulas y con ejercicios.

  • Terapia ocupacional para ayudar a realizar las actividades cotidianas (su sigla en inglés es ADL)

  • Reconstrucción estética.

  • Injertos de piel.

  • Asesoramiento para superar las respuestas emocionales frecuentes durante la convalecencia, como depresión, duelo, ansiedad, sentimiento de culpabilidad e insomnio.

  • Educación y asesoramiento del paciente y su familia.

  • Asesoría nutricional.

Los avances para la comprensión y el tratamiento de las quemaduras, las unidades de quemados y centros con lo último de tecnología, los servicios globales de rehabilitación de quemados y los cuidados médicos integrales han contribuido al aumento del índice de supervivencia en los pacientes que han sufrido quemaduras.